De caballos y hombres

Título original: Hross í oss (De caballos y hombres)
Año: 2013
Duración: 85 minutos
País: Islandia
Director: Benedikt Erlingsson
Guión: Benedikt Erlingsson
Productora: Leiknar Myndir
Género: Comedia.
Reparto: Helgi Björnsson, Charlotte Bøving, Sigríður María Egilsdóttir, Maria Ellingsen, Juan Camilo Roman Estrada, Kristbjörg Kjeld, Ingvar Eggert Sigurðsson

Sin título

OPINIÓN:

Islandia es un país que está de moda. Ya sea porque finalmente se ha colado en la Eurocopa, porque se trata de un destino turístico en auge o porque el nombre de sus gentes suenan igual que los personajes de Juego de Tronos, Islandia está últimamente en boca de todos y en el ámbito cinematográfico no es para menos. Si ya alabábamos el trabajo realizado en Rams, aquí tenemos que rendirnos de nuevo ante la elocuencia de ejecución del director, que maneja cada plano como pequeñas obras de arte, tratadas con cariño y bellamente expuestas.

sfgfg

El protagonista principal de esta película es sin duda ese lejano país, tan inhóspito y tan fotogénico. El paisaje islandés es la marca de agua de cada fotograma, que impregna las escenas con una personalidad propia y única. En este espacio se desarrolla una historia de caballos y hombres. Situaciones ridículas e hilarantes que se suceden a raíz de la relación de los hombres con los caballos.

La cámara enfoca en varias ocasiones a los ojos de los caballos en los que se observa el reflejo de las personas con las que comparten su espacio. Se plantea así la película casi como si fuera la visión que tendrían los caballos de nosotros, unos seres extraños, egoístas y con un raciocinio cuestionable. El hombre es ridiculizado en esta película, porque así es como nos podrían ver los animales, como un ser absurdo, capaz de hacerse daño en el desempeño de su estupidez. La cámara nos devuelve una respuesta a esta visión cuando enfoca a los ojos de los hombres y entonces aporta nuestra visión de estos animales, hermosos, fuertes pero al mismo tiempo frágiles, sujetos a los designios de los huamnos. Los vecinos del valle actúan como un segundo espectador, testigos, prismáticos en mano, de todo lo que acontece.

trailer-historias-caballos-benedikt-erlingsson_clavid20150602_0046_34

Con respecto a la medicina veterinaria, aparecen en esta obra escenas que pueden resultar de gran interés. Por ejemplo, se observa cómo un semental reacciona ante una hembra en celo, realizando el reflejo de Flehmen, y cómo ella misma se comporta, con ese movimiento de la cola y probablemente (aunque no se enfoca) realizando los conocidos como guiños vulvares, ambos comportamientos realizados para la diseminación de feromonas en el ambiente.

En escenas posteriores se observa cómo el mismo semental es sometido a una castración. En la escena se administra la anestesia al caballo mediante inyección intravenosa en el cuello. Seguidamente se observa el derribo, cómo la veterinaria tapa el ojo del caballo con una gasa y la desinfección posterior de la zona. Podemos suponer que lo más probable es que para la anestesia se esté usando ketamina junto con xilacina o romifidina. La ketamina provoca una anestesia disociativa y produce rigidez muscular, lo cual se observa en el caballo cuando cae al suelo. El hecho de que esta anestesia sea disociativa implica que puede reaccionar a estímulos externos, es por ello que se le tapa el ojo al caballo, sin embargo, en la escena se aprecia cómo la gasa que la veterinaria le coloca sale volando por el viento, ¿una alegoría de que con esta anestesia el animal puede, hasta cierto punto, “ver” lo que sucede?

Esta escena podría llamar la atención de aquellos más acostumbrados a un quirófano, donde todo está estéril y perfectamente controlado. Sin embargo, aquí hablamos de condiciones de campo. Se puede remarcar el hecho de que la veterinaria no lleva guantes y que no realiza una correcta desinfección de la zona en la que va a practicar la incisión. Se podría haber suplementado oxígeno al caballo así como haber utilizado un pulsioxímetro para monitorizar el mismo. También podría haberse cateterizado la vena para tener una vía abierta en caso de que se necesitara redosificar, por ejemplo. Del mismo modo, conveniente sería una analgesia local con lidocaína y separar las patas del caballo con unas cuerdas. A pesar de todo lo dicho, la escena representa de forma muy acertada los momentos previos a la práctica de estas operaciones en condiciones de campo y dará una idea aproximada a los espectadores menos familiarizados con la práctica.

Esta película también representa una especie de guía sobre el uso y abuso que hacemos los humamos de los équidos. Y esto plantea un dilema pues, al fin y al cabo, para la realización de este tipo de películas se han tenido que utilizar animales. ¿Es esto un uso lícito o se trata de un abuso inconsciente por nuestra parte?

Durante el visionado de la película, incluso alguien se podría sentir incómodo por este uso. Por ello es que nos tranquiliza, cuando al final de la película aparece esta imagen:

dfsdf.png

Sin embargo, ¿hasta qué punto estamos ejerciendo un criterio correcto para valorar el sufrimiento y estrés de los animales? ¿Deberíamos dejar de usarlos como actores? Comenten abajo, sus opiniones nos interesan.

 

 

 

Para esta entrada se consultó la opinión del Doctor en Veterinaria Francisco Laredo Álvarez, Certificado en Anestesia Veterinaria por el Real Colegio de Cirujanos Veterinarios del Reino Unido y  miembro fundador de la Sociedad Española de Anestesia y Analgesia Veterinaria (SEAAV), al cual le agradecemos su colaboración.

2 comentarios sobre “De caballos y hombres

Agrega el tuyo

  1. Buenas tardes, soy un veterinario indignado con este comentario, me parece una pelicula incluso de zoofilia, no parece una pelicula correcta en relacion a nuestra profesion, pues una cosa es mostrar el lado humano de nuestros animales y otra cosa es mostrar nuestros secretos profesionales, nadie tiene que decirme como hacer mi trabajo en relacion a la anestesia y otros procedimientos, pues considero que hacemos las cosas muy correctamente en ese campo e intentando evitar cualquier sufrimiento a los animales,a parte de por tus comentarios creo que es una pelicula destinada mas a mostrar Islandia que a otras cosas en relacion a nuestra profesion.

    Me gusta

    1. Hola, Salvador
      en primer lugar gracias por seguirnos.
      Esta película está calificada como comedia y, por tanto, su única intención es entretener y divertir.
      Pero hemos considerado que podía ser interesante porque explora nuestra relación con los caballos. Además, se muestra una escena en la que se va a proceder a una castración de un caballo, sin llegar a mostrarse la cirugía en sí. Y queríamos resaltar aquellos detalles que podrían ser inexactos por tratarse de una ficción y no de un procedimiento reglado, sin con esto querer aleccionar sobre las pautas a seguir en una anestesia real. Del mismo modo, tampoco la película pretende esto porque, como he dicho, es una mera historia ficticia.
      Te invitamos a que veas la película y nos des tu opinión.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: