“Okja” de Netflix da voz al evangelio veganizador

Título original: Okja
Año: 2017
Duración: 118 min.
País: Corea del Sur
Director: Bong Joon-ho
Guión: Bong Joon-ho
Música: Jaeil Jung
Fotografía: Darius Khondji
Reparto: Ahn Seo Hyun, Tilda Swinton, Jake Gyllenhaal, Paul Dano, Devon Bostick,Lily Collins, Steven Yeun.
Productora: Lewis Pictures / Netflix / Plan B
Sinopsis: Mija (An Seo Hyun) ha sido la cuidadora y amiga de Okja, un cerdo fruto de la ingeniería genética. Pero todo cambiará cuando la gran multinacional familiar Mirando Corporation se lleve a Okja para trasladarla a Nueva York, donde la directora Lucy Mirando (Tilda Swinton) tiene grandes planes para la mejor amiga de Mija. Mija viaja a Estados Unidos para rescatar a Okja, pero todo se complicará.

okja-creature-littlegirl-woods

OPINIÓN:

 

La última apuesta de Netflix, contratar directores con prestigio para que presenten sus películas en los más importantes festivales de cine, hizo tronar las voces de gran parte de la industria cinematográfica en contra de la plataforma online, que trataba de esquivar el estreno en salas convencionales de sus nuevas películas.

Netflix tiene sus razones, estrenar una película a través de su propia plataforma significa ahorrarse contratar una empresa distribuidora y ofertar la película de forma más rápida y directa a los espectadores, si bien a su vez trae la consecuencia de dejar fuera de la posibilidad de su visionado a todos los que hayan optado por no contratar sus servicios.

Este acontecimiento empañó el Festival de Cannes de 2017, en el que fue presentada la película “Okja”, dirigida por el coreano Bong Joon-ho, reconocido director de cine con varios premios en su haber. Netflix exhibe así su gran estrategia: por un lado, tener audiencia y por otro, tener prestigio. Netflix se caracteriza por ofrecer contenido que ha generado oleadas de seguidores, como “Stranger Things”, y otras que sin haber calado tanto entre el gran público han cosechado grandes críticas y premios, como “The Crown”. “Sense8”, en cambio, no tenía ni la una ni la otra, y por ello la fulminaron.

okja

Lo mejor viene cuando Netflix pretende ambas a la vez. El resultado es “Okja”. Una película que empieza con un tono pausado típicamente asiático y que después de los 40 primeros minutos se convierte en una verdadera locura de acción desenfrenada, el ritmo se acelera a una velocidad que da vértigo, aparecen numerosos personajes que apenas son presentados, parece una película totalmente distinta, una película americana.

Actores de primera línea malgastando su talento en una trama que no les permite desarrollar sus personajes, porque ellos no son lo que importa. Lo que la película quiere es transmitir un mensaje de concienciación sobre la explotación de los animales.

hero_okja-2017

¿Y cómo lo hace? Bien, antes contextualicemos la situación:

En un futuro, de continuar la tendencia actual, la población humana alcanzará los diez mil millones de habitantes, algunas zonas en pleno desarrollo verán cómo sus habitantes alcanzan la ansiada clase media, lo cual se relaciona estadísticamente con el aumento del consumo de carne al ser esta un producto más caro que las verduras. En esta situación, los organismos modificados genéticamente (trasngénicos) se postulan como la única opción para salvar al planeta del desabastecimiento y la hambruna.

En este contexto, “Okja” nos presenta una empresa agroalimentaria totalmente endiablada que ha diseñado una especie de cerdopótamo, un súper cerdo fruto de atroces experimentos, torturas, etc. Por supuesto, la empresa no mira más que por su beneficio. Está, además, capitaneada por una especie de Cruela de Vil vestida de rosa, narcisista y pomposa. En el otro lado está el grupo ALF, un grupo de amantes de los animales que quieren demostrar la negligencia de la empresa malvada, entre sus integrantes un individuo que apenas come para ahorrar el gasto energético que supone tal función fisiológica al planeta.

okja_enfilme_3g382

Con todo esto estamos, efectivamente, ante la comedia no intencionada del año. Todo se antoja ridículo a partir de la segunda mitad de la película: sus personajes, tanto los de la propia empresa (que intuyo son intencionados), como los del grupo animalista, que son víctimas de su propio fanatismo, los acontecimientos (empezando por sacar el cerdo en plena calle para que se reencuentre con la niña y la intervención de un grupo paramilitar al servicio de la empresa), como la última escena del matadero, más propia del cine chino de gangsters de serie B, que de una película de este nivel.

Y todavía no he mencionado lo mejor, el veterinario, interpretado por Jake Gyllenhaal es la apoteosis de la estupidez. De nuevo los veterinarios somos retratados como un personaje caricaturesco, un doctor chiflado que le encanta sobar a los animales y que carece de toda noción de la ciencia veterinaria.

pasted-image-0-1

La película termina como empieza, con la protagonista en su casita rural en plena naturaleza coreana. Casi nos hace recordar que es un oriental quien firma esta comedia.

En resumen, personajes mal desarrollados en una trama infantil, sensacionalismo que emana por todos los poros del cerdopótamo y la ridiculez disfrazada de un vago mensaje animalista.

 

 

 

2 comentarios sobre ““Okja” de Netflix da voz al evangelio veganizador

Agrega el tuyo

  1. Actualmente soy estudiante de medicina veterinaria en mi último año y hace poco recibí la recomendación de ver la película porque “seguro me encantaría”. Sin embargo, más que encantarme, ni siquiera sé cómo sentirme.
    No critico la actuación de los personajes, tampoco la historia. Lo que me pareció terrible fue el enfoque de la película y tristemente, la manera en que el público está reaccionando es llevándose la idea de que Okja es la realidad de cada animal con fines de producción. Y no son ideas mías, si se revisan las opiniones destacadas en la página oficial de facebook y noticias en la red, casi todas determinan, sin generalizar porque no es que me leyera absolutamente todo, que los humanos somos horribles, maltratamos a los animales y cualquiera que come carne es cruel. Incluso por ahí vi un comentario de una persona que se sentía molesta de que la persona que escribió y dirigió la película, es consumidora de carne.
    Siempre he respetado las decisiones de las personas (en este caso, en cuanto a su alimentación), pero es increíble cómo el sentimentalismo e ignorancia pretende que se respete una única idea,

    ¿Qué no me agradó del enfoque de Okja? (spoilers)

    -Humanización. Se quiera o no, una gran mayoría sintió aprecio por Okja que a diferencia de cualquier otro animal, demuestra una conciencia y un comportamiento similar al humano. Estoy de acuerdo en que los animales sienten y pueden ser inteligentes, pero el sentir y esa inteligencia difiere totalmente con el sentir e inteligencia de un ser humano. Por eso cuando Okja salva a Mijo al idear una manera de rescatarla pese a que iba a arriesgar su propia vida, descartamos que se está comportando como un animal común y es casi inevitable tener simpatía por ese ser tan semejante a nosotros. Si nos sentimos mal en las películas de acción donde el perro brinca cuando le disparan a su dueño para recibir la bala, qué podía esperarse de esta escena que inicia esta historia.
    También al final da la impresión de que estos cerdos transgénicos saben qué será de su destino y por eso envían a uno de los cerditos para que se salve (por cierto, ese cerdito debería estar en un área adecuada para su edad, pero el médico veterinario encargado de la corporación Mirando parece desconocer el adecuado sistema y manejo).
    La humanización da mucho por hablar especialmente en el caso de animales de compañía en el que irónicamente se da el maltrato al imponerse al animal un comportamiento y modo de vida que es considerado bueno bajo un criterio totalmente humano. Sin embargo, la humanización funciona para los que son sentimentalistas. Y esto es pésimo para el público que se dedica a dar mensajes sobre la supuesta “realidad” de “todos” los animales de producción.

    -Comportamiento de ALF. Aunque ellos mismos hablaron alguna vez de no usar la violencia, a mí me parece que la forma en que se presentaron y se llevaron a Okja, no fue nada amigable. Es innecesario ver golpes para decir que la violencia es inexistente. Entiendo que si llegaban a pedir a Okja de buena manera , no se la iban a dar. No obstante, ellos representan el lado “bueno”, así que de algún modo, da igual cómo se comporten si van a quitar animales. Supuestamente los quitan para evitar el maltrato pero… ¿qué tan lejos está esto de la realidad?
    Hay gente que quita a los animales así nada más, sin tomar en cuenta, a veces, lo que ese animal representa para el dueño. Para nada justifico el maltrato, pero creo que nadie piensa en que quizá se le quitó a un granjero el sustento de su familia.

    Tuve un maestro que platicaba sobre una comunidad que criaba ovejas o cabras y tenían problemas con los coyotes. Por lo tanto, ellos no dudaban en poner trampas o buscar la manera de deshacerse de los coyotes debido a sus pérdidas. Entonces el maestro nos preguntó algo similar a: “¿que creen que haría la comunidad si los señalan de asesinos? ”
    La conclusión a la que llegué es que no se trata de decirles: “no maten coyotes”. ¿Cómo puedes explicarle a una familia que no puede hacer nada contra quien se comió sus ganancias?, ¿cómo solucionar el problema? Imaginemos qué pasaría si además a dichas personas, les quitan a sus animales porque no los tienen en óptimas condiciones.
    La diplomacia nunca está de más y educar a la gente tampoco. Es difícil, sí. Pero a mí me parece terrible que una solución no ataque la raíz del problema y además lo haga de forma tan radical. Si el problema es que la gente no tiene los recursos y/o no sabe cómo tener a sus animales en mejores condiciones, entonces ahí es donde debe intervenirse. Quitar animales, no evitará que la gente siga haciendo lo que quiera.
    Esto mismo puedo asociarlo al problema de sobrepoblación de perros callejeros. Siempre veo que se propone que deben hacerse más campañas de esterilizaciones gratuitas, pero si no se ataca la raíz, que es la cultura que se tiene en cuanto a la salud y bienestar de la mascota, la gente seguirá haciendo lo que quiera y dejará que sus perros anden en la calle, desconociendo los beneficios de las esterilizaciones e incluso alimentando mitos como “si la perra tiene cachorros, no le dará cáncer”.

    Para dar por terminada la biblia de este punto, me pareció “gracioso” que los miembros de ALF eleven la bandera contra el maltrato animal, pero cuando uno de sus miembros hizo algo que no les gustó, el que aparentemente era el líder decidió que lo mejor era golpear a dicho miembro. Bravo.

    -Sistema de producción de los supercerdos y manejo. Bastante criticable y no diré que “lejos de la realidad”, porque es cierto que hay industrias que dejan de lado el bienestar animal. Pero así como hay industrias que dejan de lado el bienestar animal, están las que son bien reguladas. Y todo tiene su razón. Con el tiempo no sólo hemos sentido preocupación por la relación humano-animal, también hemos descubierto que una relación positiva conviene y sobre todo en producción. ¿O acaso un animal maltratado producirá mejor que uno en óptimas condiciones? Que alguien les diga a la corporación Mirando que podrían tener su redención cambiando el sistema, manejo y definitivamente al médico veterinario que tienen de imagen.

    Es sorprendente que pongan a una corporación como la que nos muestran en la película sin seguir regulaciones, leyes y en pocas palabras, incapaz de hacer las cosas bien pese a que aparentemente es bien recibida por el público y parece tener los recursos para considerar el bienestar animal.

    Concluyo diciendo que es una película entretenida pero lamentablemente las personas no investigan y por ende… tendrán un criterio basado en documentales de granjas clandestinas o mal reguladas que exponen el maltrato animal, videos de youtube que afirmen que toda la leche tiene pus y agarrarán una película como esta para reforzar esas ideas sin bases científicas y profesionales.

    Sin duda el gremio veterinario tiene un gran trabajo por hacer: educar y mejorar la relación que tiene el área de producción con los demás. Porque el área de producción no necesita estar peleada con el mundo para que se elija comer lo que se desee. El mundo necesita estar más informado para tomar decisiones que eviten conflictos entre personas que desean comer carne o no.

    Lamento este larguísimo comentario. Me pareció increíble que encontrara al fin una página que tuviera diferente contenido de opinión en cuanto a la película y que además, sea administrada por un futuro colega.

    Me gusta

    1. Hola Nubia, muchas gracias por tu comentario!

      Tienes razón en todo lo que dices, la humanización se lleva en esta película al extremo en un esfuerzo a toda costa de sentimentalizar la reacción del espectador y hacernos sentir pena por Okja. Esto es muy evidente en escenas como la de la “violación”, un concepto plenamente humano, pues los animales copulan para reproducirse y pocos lo hacen por mero placer, lo que hace necesario que la hembra esté receptiva, y bien sabemos que en el mundo animal, si la hembra no quiere la cópula es imposible.

      Con respecto a ALF, precisamente a eso que tú señalas me refería en el post, a la incongruencias internas de la banda, con un comportamiento en verdadero conflicto moral. Por eso mismo que tú dice, parece que se esté caricaturizando a estos grupos animalistas, cuando en teoría la película pretende resarcir la imagen de los mismos.

      En cuanto al sistema de producción, a mí me parece lo más alejado de la realidad posible. Un ambiente artificial en los bajos de una megafábrica con una oscuridad absoluta se me antoja totalmente ficticio. No sé exactamente qué condiciones de producción se practican en Estados Unidos, pero desde luego eso aquí en Europa está prohibido, tenemos una legislación muy estricta al respecto del bienestar animal y como tú muy bien apuntas, es una cuestión que mejora la producción y que cada vez buscan más los consumidores, de manera que la empresa Mirando, ganaría más mejorando sus métodos de manejo y enarbolando la defensa del bienestar animal, que en esas condiciones draconianas.

      Desde mi experiencia, las grandes empresas son las que mejor cumplen la normativa porque disponen de los medios adecuados, su margen de beneficios es mayor que el de las pequeñas industrias y, además, su imagen pública es bien conocida, por lo que cualquier crisis que se les asocie repercutiría de forma nefasta en sus ventas.

      Para no hacer este comentario más largo de lo que ya es, concluyo diciendo que efectivamente tenemos una gran labor por delante, mejorando nuestra imagen y la del sector agro-ganadero. Esta película es el estandarte de la desinformación sensacionalista del mundo actual y contribuye a mantener a la población, ávida de alarmismos y comportamientos extremistas, en esa fantasía manipulada.

      Nada más, muchas gracias por tu comentario Nubia, ha sido una excelente aportación, el mero hecho de que nos leas ya es un honor para nosotros!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Armonías de Cine

Cine y algunas cosas más.

Lector Mal-herido Inc.

you are so cute when you are frustrated, dear

Antro-poemas

Sigue la última estrella y quédate en la noche

filmovet.wordpress.com/

Películas sobre veterinarios. Películas para entender y amar la veterinaria. Animales en el cine.

A %d blogueros les gusta esto: